CRÍTICA Bosé

May 26, 2023 | Reseñas Series

Es la primera serie nacional que apareció en el catálogo de promoción de SkyShowtime. La historia del actor, cantante y bailarín, hijo de Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé, tenía casi todos los componentes dramáticos que rodean a la vida de los grandes artistas: fama, talento, decadencia, adicciones, narcisismo, idas y venidas afectivas, morbo… Así se presentaba la serie en una promoción bastante engañosa. Quienes pensasen encontrar una versión tipo Euphoria de uno de los cantantes más importantes de Hispanoamérica, quedarán defraudados. Hay escenas de fiestas bacanales, pero mucho menos presente que lo que anunciaban los trailer y campañas de publicidad.

El creador de la serie es Nacho Faerna, un guionista veterano que hasta ahora no había destacado por la sutileza y creatividad en su trabajo en series como Amar es para siempre, La fuga, Antivicio. Entre los guionistas de la serie está la ex Ministra de Cultura Ángeles González-Sinde (Mentiras y gordas, La buena estrella, El comensal) y el presentador de televisión Boris Izaguirre. La serie tiene un diseño de producción notable, que muestran una vida de éxito internacional, conciertos multitudinarios, actuaciones en televisión, y algunas etapas de lujo y fiestas desatadas.

La vida del cantante se cuenta en tres períodos distintos que se alternan con bastante claridad mostrando su adolescencia, primera juventud y madurez-paternidad. El desequilibrio empieza en el casting, porque José Pastor es un Miguel Bosé veinteañero muy reconocible en su composición física, mientras que Iván Sánchez tiene mucha más distancia con el personaje, tanto física como de ruptura con la alegría vital de su versión juvenil. Por otro lado, Nacho Fresneda en un grandísimo actor especializado en personajes impulsivos (El reino, Antidisturbios), pero su interpretación de Luis Miguel Dominguín está demasiado imbuida por diálogos toscos que definen un psicología demasiado primaria. Y lo de Miguel Ángel Muñoz imitando (más que interpretando) a Julio Iglesias ha dado motivo a comentarios muy ácidos en redes sociales.

Aunque la serie no cae tan bajo como los biopic de famosos de Mediaset, hay un tono artificial e inverosímil en los diálogos que hace recordar a esas ficciones. La constante voz en off de la serie define un producto autocomplaciente y postizo, en el que es muy difícil adentrarse en los personajes en busca de verdad y matices. Teniendo en cuenta la trayectoria del cantante (más de 40 años en los escenarios), la serie resulta muy pequeña tanto en el reflejo del carisma del protagonista como de la época que vivió y la influencia que tuvo en la sociedad.

Claudio Sánchez

Entradas Relacionadas

CRÍTICA Shogun

CRÍTICA Shogun

Esta novela del escritor y guionista australiano James Clavell ya había sido llevada a la televisión en 1980 en una miniserie británica de mucho éxito, protagonizada por un estelar Richard Chamberlain. En esta nueva adaptación se echa mucho de menos al intérprete...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *